El dólar, como el resto de los bienes de nuestra economía, suben y bajan por distintas razones, pero hay una causa que es clave: Sturzenegger.

Es que (según como haya dormido el presidente del BCRA la noche anterior) decide por momentos subir la tasa, o bien (apriete de por medio) bajarla. Misma suerte corre el dólar, donde la entidad financiera juega un rol confuso, por momentos interveniendo en el mercado cambiario y en otros dejando en manos de la oferta y la demanda la determinación del valor.

Al margen de la discusión sobre el atraso cambiario, lo que se pone de manifiesto a esta altura, es la falta de claridad en los lineamientos de la política económica, que no hace más que seguir alimentando la incertidumbre sobre el futuro y sobre cómo va a lograr el BCRA encaminarse en el sendero de la desinflación

El error en el diagnóstico lo exhibieron días atrás, cuando se juntó el Consejo de Política Monetaria (conformado por el Presidente del BCRA, el Vicepresidente, y otros). En la reunión,  se analizaró la tasa de Política Monetaria, y se elaboró un informe donde ratificaban la “decisión de mantener las tasas de interés”.

Hoy el Banco Central, como si no hubiese participado de aquella reunión, pega el volantazo y decide aumentar 300 puntos básicos la tasas de interés (algo adelantamos en “Merval y otras yerbas”), además de intervenir en el mercado cambiario para contener un dólar que toco el precio histórico de $21,20. 

Sin una pólitica monetaria clara, que lleve tranquilidad a los miles de ahorristas que se refugian en el dólar para protegerse de la inflación (que sigue en alza) y hasta tanto la misma no muestre señales claras de desaceleración, es de esperar que la demanda del billete siga creciendo, y que en este sentido el Banco Central siga interviniendo en el mercado cambiario. En lo que va del año, el BCRA sacrificó más de U$S 6.700 millones de reservas.  

Para los que se preguntan, que va a pasar con el Dólar?

Si uno consulta el MAE (donde se negocia el dólar a futuro) se espera al 28 Diciembre un dólar cercano a los $24 (una devaluación estimada del 16%) lo que cerraría en el año con una devaluación estimada del 28%, ganándole, en principio, a la inflación y al plazo fijo, y ubicándose a la par de las LEBAC. 

El miércoles será otro día! Buen Finde a todos!

Fede.

 


Comentários no Facebook