La economía es uno de los temas que más nos preocupa a los argentinos, y no lo digo yo, lo dicen las encuestas que circulan en distintos medios, afines o no al gobierno. Y no es para menos, el tan anunciado “segundo semestre” no apareció, las lluvias de inversiones extranjeras tampoco llegaron, y las estadísticas nacionales siguen mostrándonos números que preocupan: niveles altos de Pobreza, Desempleo, Inflación, y una Economía que no crece.

Y si algo nos enseñaron en economía, es que todos estos sucesos se relacionan. En particular la pobreza muestra una estrecha relación con el desempleo y la inflación. Y no hace falta ir muchos años atrás en el tiempo para encontrar un ejemplo, miremos la argentina de los últimos 30 años: la pobreza no logró perforar el piso del 20%, y se movió en todo momento al ritmo de la inflación y el desempleo.

Desde la asunción del presidente, lejos de bajar la inflación, se incrementó: en los últimos 16 meses de gestión, los precios subieron un 57%. Si miramos estos últimos 3 meses, la inflación acumuló un 6,1%, lo que disparo inflación anual por encima del 25%, lejos de las metas del Gobierno y de las ultimas paritarias.

Prestemos atención a dos puntos: La tasa de Interés y la emisión monetaria.
El BCRA decidió estos últimos días, aumentar la tasa de interés. Esto no solo genera créditos más caros, sino que además incentivan al negocio financiero especulativo, que buscan obtener rendimientos altos en poco tiempo. Este tipo de negocio financiero de corto plazo, no solo es peligroso para la estabilidad de nuestra economía, sino que además impacta en el crecimiento económico.

Por otro lado, la emisión monetaria parece no detenerse. Es que, al no llegar la lluvia de inversiones, el estado decidió tomar deuda (y mucha: un 84% más que a fines del 2015), obligando al BCRA a convertir esos dólares, en más pesos en circulación. Emitir pesos para esos dólares prestados, no solo no resuelve el problema, sino que genera más inflación, atraso cambiario y pérdida de competitividad.

Si queremos combatir la pobreza, no hay otro camino que el de bajar la inflación y el desempleo. A la inflación se la combate con un programa económico, y políticas coordinadas entre el BCRA y Hacienda. Vamos a generar empleo si implementamos políticas que fomente la llegada de inversiones genuinas, que generen crecimiento económico y nuevos puestos de trabajo.

Porque la Argentina no tiene tiempo para ensayos, necesitamos que nuestro país se encarrile cuanto antes en el camino del crecimiento.

Un abrazo,
Fede.-


Comentários no Facebook